_____________________________________________________________

Queda totalmente prohibida la reproducción parcial o total de las imágenes aquí contenidas. Ello supone la vulneración de la Ley y de la Constitución y podrá ser denunciado ante la Agencia Española de Protección de Datos.

La Asociación Hijos Que Esperan está formada por padres adoptantes de niños considerados con necesidades especiales, ayudados por el inestimable apoyo de personas ajenas al mundo de la adopción y que están sensibilizados con esta causa.



Tenemos un lugar para ti si así lo deseas. Leer más...

miércoles, 21 de julio de 2010

Relato de Su, otra niña con el corazón de hierro

Su, es una niña que vino a través del Campamento de la Esperanza en el que la ECAI ACI ayudó a encontrar el otro extremo de muchos hilos verdes de niños que esperaban en China con familias españolas.

Su madre (gracias, Mar) nos cuenta su proceso y cómo es la vida de Su ahora...

¿A que es preciosa?


"El 24 de septiembre de 2009 sonó el teléfono con la llamada que iba a convertirnos en padres de nuevo: Sandra, de Aci, nos comunicaba que había una niña en el campamento de la esperanza, de 4 años y unos meses, que se ajustaba a nuestra lista de "patologías asumibles" que teníamos en el C.I.

La peque (no sabíamos su nombre ni conocíamos su cara) tenía ductus arterioso persistente, comunicación interventricular, coartación de la aorta e hipertensión pulmonar. Había sido operada en China cuando tenía dos añitos.

A través del pediatra que nos ayudó en la consulta sobre las patologías, nos pusimos en contacto con un cardiólogo amigo suyo: lo que más le preocupaba era la hipertensión pulmonar, pero no podía decirnos nada más sin ver a la niña.

Al día siguiente firmamos la preasignación en la Xunta de Galicia.

Los nervios de esos días son indescriptibles: estás en una nube, todo parece irreal...


Cuando llegó la PA fuimos a Aci Madrid, porque tenían un vídeo y varias fotos de Su que habían hecho en el campamento. Estaba seria, miraba atentamente todo lo que tenía alrededor... parecía muy pequeña para su edad. Sentimos un poco no oírla hablar: en el vídeo habían puesto música y no pudimos escuchar su voz.


El cardiólogo se portó genial con nosotros: nos dio su móvil personal por si necesitábamos consultarle algo desde China, y se ofreció a atender enseguida a nuestra hija si notábamos que se cansaba mucho o tenía dificultades para respirar.


El primer día con nuestra hija ya vimos que no necesitaba para nada una visita urgente: no paró de moverse, de hablar, de mostrarnos que tenía carácter desde el primer momento. Fue un encuentro increíble: se adaptó enseguida, sólo hicieron falta unas chuches y un pompero de jabón para que dejara a su cuidadora y se viniese tranquilamente con nosotros.


Estaba bien cuidada y era muy independiente: se vestía y desvestía sola, sabía lavarse los dientes y se notaba que estaba acostumbrada a ducharse; los primeros días comía de todo con ansia.

Lo único que observamos es que andaba como un bebé: no sabía saltar, no quería correr y necesitaba ayuda para subir cualquier escalón. Andaba despacio y hacia los lados. Daba la impresión de que había pasado mucho tiempo sentada haciendo cosas con las manos, pero con casi ninguna estimulación en sus piernas.


Cuando llegamos a casa, unos días después, la llevamos al cardiólogo: lloró y gritó muchísimo en la consulta, por lo que no pudo hacerle todas las pruebas que le hacían falta; pero pudo comprobar que la operación estaba bien hecha: nos dijo que el parche estaba bien colocado y las válvulas funcionaban con normalidad. De la hipertensión está, en este momento, asintomática.

O sea, que puede llevar una vida normal, sólo con revisiones periódicas.

¡¡Es la mejor noticia que nos podía dar!!


Ahora, siete meses después, es la niña más activa, inquieta, cariñosa, lista, charlatana y traviesa que os podáis imaginar. Salta, corre, nada, juega… como cualquier niño de su edad.



¡Somos los padres más felices del mundo!"

3 comentarios:

ALEXIA dijo...

Tu hija es preciosa, Mar y estoy muy feliz de que ella lo sea y vosotros también.
Un abrazo muy fuerte de esta futura madre.

valle dijo...

Susú: eres una niña muy especial,y tienes mucha suerte al contar con unos papás y un hermano tan estupendos....¿pero quieres que te cuente un secreto? Ello son mas afortunados por tenerte a ti.
Espero, un día no muy lejano, poderos dar un achuchón a Martín y a tí.

thellilu dijo...

Mar, me ha encantado tu historia. Ambos tuvisteis la suerte de encontraros. Me alegro muchísimo por la vida que tiene ahora mismo y por vosotros.
Y es preciosa!!!!
Un beso
Elena

Suscríbete a través de correo electrónico. Escribe tu direccion email: