_____________________________________________________________

Queda totalmente prohibida la reproducción parcial o total de las imágenes aquí contenidas. Ello supone la vulneración de la Ley y de la Constitución y podrá ser denunciado ante la Agencia Española de Protección de Datos.

La Asociación Hijos Que Esperan está formada por padres adoptantes de niños considerados con necesidades especiales, ayudados por el inestimable apoyo de personas ajenas al mundo de la adopción y que están sensibilizados con esta causa.



Tenemos un lugar para ti si así lo deseas. Leer más...

martes, 13 de julio de 2010

Relato de Ana Zige de 7 años

Este es el relato de una pequeña llegada de Shanghai hace muy poquito. En él no solo se cuenta su historia, además, se puede entrever que todo no tiene porqué ser siempre tan rígido como nos lo pintan en un principio (a veces sí). Esta familia ha luchado para que les dejaran traerse a casa a su cuarto sueño y porque la edad del último miembro fuera mayor que la peque que ya había en casa, el resultado es que ya están juntos para siempre. ¡Gracias, Belén!

Desde que volvimos de China en junio 2007 con nuestra 3 hija Lía Yuan de 18 meses, sentía que teníamos que volver, aunque los 54 años de mi marido lo pusieran difícil.


Lía vino con una leve cardiopatía, que como nos diagnosticaron los médicos, cerró de manera espontánea antes de los 3 años.


Además de una hija de China, el camino andado hacia ella, nos ha acercado a un mundo maravilloso y muy gratificante. Formamos parte de la asociación Hijos Que Esperan desde sus comienzos en diciembre 2006. Colaboramos con múltiples programas de ayuda a menores en China, por lo que en nuestra cabeza y corazón, hay muchas caras asociadas a dolencias, que nos han hecho perder el miedo a sus nombres.


En navidades 2008 hablamos con ACI para que consultaran con el Centro de adopciones Chino la posibilidad de volver adoptar, su contestación fue que tenía que llegar nuestro expediente a China antes de cumplir mi marido los 55 años, aquí supuestamente se acababa nuestras posibilidades de volver ampliar nuestra familia en China.


Por nuestra asociación HQE nos fuimos enterando de la devolución de expedientes de menores chinos prácticamente sanos, pero con edades desde los 6 a los 9 años, por no encontrarles padres en España. Por este motivo se me encendió la lucecita, de qué camino tomar para encontrar un hermano o hermana a Lía.


Nuestra agencia ACI en agosto 2009 participó en un programa “Campamento Esperanza” donde conocieron 25 niños y niñas con diferentes patologías, para encontrarles padres aquí en España. Seguimos sus pasos a través de un blog que crearon, y mis ojos se fijaron en una niña muy delgada con un estrabismo severo...


En el mes de Octubre nos enteramos que “mi niña con la mirada torcida” no tenía candidatos entre los padres en lista de espera y que su expediente sería devuelto, y entonces llamamos...


Nos dijeron que la niña “tenía algo más, ya que hablaba raro y andaba como descompensada”, pero dijimos que si podíamos hacer la consulta al CCAA por los 56 años de Andrés, si nos dejarían adoptarla. Después de muchísimos mail de documentación España - China demostrando que el resto de los requisitos los cumplíamos, nos dieron la deseada aprobación bloqueando el expediente de nuestra niña.


En 3 meses, con ayuda de todos los implicados en ello, nuestro expediente se registraba en China, cumpliendo así el requisito impuesto por el CAA chino. Nuestra hija Ana Zige ya era casi una realidad y en España nos autorizaban a que tuviera casi 3 años más que su hermana Lía.


En junio 10, después de 3 años volvíamos a China, viajamos con nuestros 3 hijos y volveríamos con los 4.…..parecía un sueño.


Mi niña nos esperaba en el orfanato de Shanghai y después de un montón de papeles la conocimos al lado de su cuidadora, y empezó a llorar de una manera lastimera que nos encogía a todos el alma……Estuvo llorando todo el tiempo que estuvimos en el orfanato y solo calló cuando en el autobús de vuelta al hotel su hermana Belén de 16 años empezó a cantar. En todo este tiempo la niña me rechazaba, pero se dejaba acariciar…….

Nuestra guía por culpa de la expo no tenía habitación en nuestro hotel por lo que Ana lloró cuando vio que no nos acompañaba a la habitación, pero a partir de aquí hubo un cambio radical en ella. Parece como si este hecho marcara la no vuelta atrás…


En cuanto entramos en la habitación, le enseñamos un diccionario que llevamos con pictogramas para que ella nos explicara lo que necesitaba, esto la tranquilizó pero no lo volvimos a coger…..ya que la mímica ha sido y es, nuestra forma de expresarnos…


Con Lía se ducharon riéndose a carcajadas y comprobé que ya sabía vestirse sola, aunque lo de delante y atrás no lo tuviera claro, al igual que los zapatos, pero había avanzado.


A mi hija Ana la operaron de su estrabismo en China, en el mes de marzo con muy buenos resultados, ya que su visión ha mejorado notablemente. Creo por su movilidad que o ella veía poco o su familia de acogida la ha protegido demasiado, pero su nivel de desarrollo motor era como si tuviera 2 años como mucho…


En la entrega y primeras horas con ella, llegamos a pensar que tuviera parálisis cerebral ya que parecía que no tenía el centro de gravedad en su sitio y a la mínima se caía…. La mezcla de desnutrición que traía de sus 4 meses en el orfanato sin nadie que la obligara a comer….Su poca habilidad motora por falta de práctica, nos hizo vivir algunos momentos de angustia en los padres, pero en ningún momento nos planteamos que no podríamos ayudarla.


La buena adaptación de Ana a su nueva vida es sin duda por un carácter maravilloso. Ella tenía todo el derecho del mundo a odiarnos por arrancarla de su familia 4 meses antes, para meterla en una operación, pero nos recibió con los brazos abiertos. Nunca agradeceremos suficiente a la familia de acogida la buena preparación que han hecho con ella de cara a su adopción y venida a España. Nosotros le enviamos cartas que sin duda le han leído, y sobre todo muchas fotos de nosotros y nuestro entorno que ella ha podido mirar mucho…


Dos días antes de la vuelta a España, haciendo las maletas empecé a ojear el álbum de fotos que habíamos enviado a Ana, esta se acercó rápidamente sonriente y me dirigió hasta encontrar el tesoro….fotos de su familia de acogida con la dirección y teléfono escrito por detrás. Mi hija estaba feliz por podérnoslas enseñar y nos explicaba quienes eran…..en ningún momento se entristeció y entre las dos sacamos las fotos nuestras del álbum para poner las de su familia de acogida y por gestos le dije que así podría verlos cuando quisiera…. Al día siguiente tanto la guía como Ana, hablaron con su madre, mientras yo miraba embobada como mi niña con una sonrisa esplendida le explicaba como era su nueva vida…….


Ana ha mejorado mucho su movilidad, ya que ha recibido en las 3 semanas que lleva con nosotros un curso intensivo impartido por su hermana Lía, que se pasa el día saltando y corriendo como las cabras en el monte…


La relación entre Lía y Ana ha mejorado, siendo ya más los momentos de complicidad que los de rivalidad. Parece mentira pero por fin me he despegado la lapita de Lía, que no era bueno ni para ella ni para mí. Lía también en estas 3 semanas ha mejorado mucho como persona con la ayuda de Ana.


Desde que volvimos de China, Belén su hermana les da clases de lectoescritura y está agobiada por el ritmo de trabajo que llevan las niñas…


Ana no para de decirme que ya ha hecho 1º y que tiene que ir a 2º. El motivo de que no sabe leer y escribir, no sé si será verdad en septiembre y tendré un dilema…


Es maravilloso que la vida nos haya dado la oportunidad de vivir el resto de nuestros días al lado de nuestra hija Ana Zige, una niña a la que admirar.


Ojala que con nuestra experiencia muchas familias se decidieran adoptar a muchos niños mayorcitos que esperan su oportunidad en la vida….


Un saludo de la feliz mamá de Belén 16 años, Nacho 14, Ana 7 años y Lía 4 años……


No hay comentarios:

Suscríbete a través de correo electrónico. Escribe tu direccion email: